lunes, 18 de julio de 2011

Mi mono y yo

¡Hasta aquí hemos llegado! Lo reconozco, no tengo fuerza de voluntad, pero el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra... ¡que yo me aparto! Ya lo advertí, que con el mono de hacer cosas dulces que tenía no iba a aguantar mucho, y a la primera de cambio, en cuanto se me han juntado más de 20 minutos de ocio, me he tirado de cabeza a unas cuantas galletitas que tenía bien guardadas, esperando a que las decorara. Además, tengo un objetivo a la vista: en septiembre celebramos la "acogida civil" de mi sobrinito domingo, que nació el día 28 de Mayo, y SOY LA ENCARGADA DE LA TARTA. ¡Sííí! No sé qué he hecho para engañar a mis cuñados, pero me la han encargado a mí, ¡jeje! De hecho, va a ser nuestro regalo de bautismo, o como se llame, así que tengo la obligación de practicar mucho. Para quien no haya oído hablar del tema, un acogimiento civil es una especie de bautizo en el Ayuntamiento, donde reúnen a toda la familia y amigos y se hace como una "presentación en sociedad" del bebé. Es una alternativa al bautizo religioso de toda la vida para los no creyentes y, qué leches, ¡una buena excusa para montar un jolgorio, claro que sí! Así que me he puesto el delantal, he preparado una glasa real y me he puesto manos a la obra. Y, como novedad, he decidido presentároslo con un PAP, que no es más que un PASO A PASO de la decoración con glasa. Y no es que me crea yo una experta, ni que pueda dar clases a nadie, ni mucho menos, es que sé que habrán muchas personas con la idea de decorar galletas con esta técnica que no se atreven, y quiero convencerlas para que lo hagan, porque es realmente fácil y altamente gratificante. Ahí voy:
INGREDIENTES:
-Galletas (si no las haces caseras puedes usar unas de paquete para practicar primero; si quieres una receta casera, la que yo uso es la de galletas de mantequilla sin huevo de Chris de http://www.sugarmur.com/)
-Clara de huevo (pasteurizada o natural; en el caso de ser natural es muy importante que no quede absolutamente nada de yema, o no resultará el invento. La pasteurizada la puedes encontrar en Mercadona a poco más de un euro el bote de 9 claras, así te ahorras las preocupaciones del peligro del huevo, sobretodo en verano)
-Azúcar glass tamizada (imprescindible que sea glass, no vale normal, triturarla ni pasarla por la batidora)
-Opcional: aroma o esencia (vainilla, limón, etc, cualquiera vale. NO usar ninguna con color en el caso de que no vayamos a teñir la glasa, porque pierde el color blanco precioso de la clara con el azúcar glass)
-En caso de querer teñir la glasa, colorantes alimentarios; yo usé los tubitos de tres colores de Vahiné. Los tonos resultantes son pastel, pero a mí ya me iba bien.
-Crémor tártaro: en muchas recetas de glasa real veréis que le añaden este producto; ayuda a estabilizar la glasa y que crezca un poco, pero no es imprescindible para nada. Por supuesto, yo no la usé, soy una reposterilla amateur, ¿es que aún no había quedado claro?
-Utensilios: bol grande, batidora de varillas, cuencos, mangas pasteleras (yo usé bolsas de congelación, y me han dado un resultado estupendo), lengua de silicona y cucharillas de postre (si tienes ya el pack completo de super-repostera, enhorabuena; yo de momento me tengo que apañar con lo que tengo en la cocina, porque aún le estoy suplicando a mi churri para que me regale todo lo que me gustaría tener...)
-Buen pulso, paciencia y ganas de aprender y disfrutar
La proporción de la mezcla es de 200 gramos de azúcar glass por cada clara de huevo; advierto, de una clara de huevo sale un montón de glasa real.
¡Allá vamos!
Batir en un bol grande o jarra o lo que te venga mejor las claras hasta que empiecen a espumar; sin parar de batir, añadir una cucharada tras otra el azúcar glass (tamizado previamente para eliminar los grumos y ayudar a que se disuelva mejor). Procurar no añadir otra cucharada hasta que la anterior se haya incorporado bien a la mezcla. Seguir batiendo bien hasta que veamos que está homogéneo, entonces podemos añadir la esencia si lo deseamos (la proporción es de una cucharadita de postre por cada clara de huevo). Batimos ahora a velocidad alta hasta que adquiera la consistencia que deseamos: cuando coges un poco con la lengua de silicona y no se desprende de ésta, estará perfecta; más o menos como la pasta de dientes. Con esta textura haremos el delineado de la decoración, ya que hará de dique de contención para que no se nos desparrame la glasa del relleno, que será más líquida. Para conseguir la consistencia de la glasa de relleno sólo tendremos que añadir agua mineral en pequeñas cantidades, muy poco a poco, hasta conseguir que la glasa esté un poco más líquida, batiendo hasta incorporarla; quedará con la textura aproximada de la cola blanca. Este último proceso puede provocar que se hagan burbujas de aire en la glasa; si la dejamos reposar unos 20 minutos tapada con un paño húmedo, veremos que las burbujas han subido a la superficie. Pasando la lengua de silicona por encima nos desharemos de ellas.
Para darle color a la glasa, añadimos ahora gota a gota el colorante elegido hasta encontrar el color deseado, revolviendo con lengua de silicona para incorporarlo bien.
Si no vamos a teñir la glasa, sólo necesitaremos dos cuencos, uno para la glasa de delinear y otro para la glasa de relleno. Si por el contrario nos liamos la manta a la cabeza y la teñimos (muy recomendable, los resultados son estupendos, de verdad), necesitaremos tantos cuencos como colores vayamos a hacer, multiplicado por dos. Es decir: si vamos a tener tres colores, son seis cuencos, uno para glasa de delinear y otro para glasa de relleno de cada color, ¿me explico? Yo preparé glasa blanca, rosa y celeste, en dos texturas cada una.
TRUQUILLO: si la glasa queda demasiado espesa, añadimos agua poquito a poco; si queda líquida, añadimos azúcar glass. ¡Todo tiene arreglo!
OTRO TRUQUILLO: como la glasa se seca con facilidad, la que nos quede en los cuencos SIEMPRE debe estar tapada con film de cocina; las mangas pasteleras ( o en su defecto bolsas de congelar) donde tenemos también glasa las podemos poner en un vaso con un trozo de papel de cocina mojado, de manera que el agujero de la bolsa toque el papel. ¿Sí?
Ponemos una galleta sobre un papel de cocina (irá absorbiendo la humedad de las galletas):

En este caso es un body de bebé que preparé con un cortador de galletas casero; ¡pero éso para otro PAP! Ponemos la glasa de delinear en una manga pastelera con boquilla de agujero redondo pequeñito o, como en mi caso, tiramos de reservas cociniles y usamos una bolsita de congelar para cada glasa, a la que le haremos en el momento de usarla un agujerito lo más pequeño posible cortando una puntita de la misma.
TRUQUILLO: para poner la glasa en la bolsa, ponerla en un vaso de agua tipo Nocilla con el hueco por dentro y la bolsa sobresaliendo, lo hará más fácil. Ya, me explico como un libro cerrado, así que una foto vale más que mil palabras:

¿Mejor ahora? Pues vamos a decorar. Galleta preparada, glasa de delinear en la bolsa-manga. Con mucho cuidado hacemos la linea de contorno de la galleta, procurando que la boquilla (o la punta de la bolsa) no toque nunca la galleta, mejor que quede a un par de centímetros de altura, así tendremos más visibilidad:

En mi caso me decidí por el azul celeste, ya sabéis, para ir practicando, y ya de paso se lo enseñaré a los papis del bebé, a ver qué les parece. Ahora toca la paciencia, porque queremos ver la galleta acabada ya, pero antes de rellenarla hay que esperar al menos 10 minutos a que se seque la glasa. ¿Ya han pasado los 10 minutos? ¡Pues a seguir!
Con mucho cuidado y la manga de la glasa de relleno del color que hayamos elegido (con un agujerito algo mayor que el de delinear), hacemos una linea de contorno por dentro de la otra y rellenamos un poco en zig-zag. Luego podemos extenderlo con el rabillo de una cucharilla, un cuchillo romo o lo que nos venga bien, CON MUCHÍSIMO CUIDADO para que se vaya rellenando todo el dibujo. Otra tanda de fotos que a lo mejor lo explica mejor:
GALLETA PREPARADA
DELINEADO
                                                           


RELLENADO

EXTENDIDO

¿Aún no?  La última:


(¡Aquí se ve mi super-mangapastelera-bolsadecongelados-todoenuno!)



¿Veis lo bonitas y brillantes que quedan? Pues no os hagáis ilusiones, porque cuando la glasa se seca pierde el brillo... ¡pero igualmente quedará preciosa! Ahora toca esperar una horilla de nada, para que la glasa del relleno coja consistencia y no se nos mezclen los colores que vamos a superponer.
Y ahora, ¡a decorar al gusto de cada uno! Usaremos glasa de delineado; yo preferí hacerle los dibujitos con el color blanco de la glasa, y quedaron así:




Si lo que queremos es que los dibujos se integren en la glasa de relleno, lo que haremos será esperar sólo unos 5 minutos al secado, y luego hacerlos. El efecto es muy chulo, sobretodo con los lunaritos de colores.
Sólo algunas cosillas para terminar:
-Al acabar de decorar las galletas hay que dejarlas secar (mejor sobre una rejilla) al menos 24 horas antes de manipularlas, porque la glasa es muy frágil; a mi se me han estropeado varias al ir moviéndolas de acá para allá para hacer las fotos, pero con un poco de maña y algo más de glasa ¡casi todo tiene arreglo! (o parcheo, jeje...)
-Una vez seca la glasa, es mejor envasar las galletas en bolsitas de celofán (si no tienes las que venden especialmente para ésto, las puedes poner, por ejemplo, en las típicas bolsitas de las uvas de fin de año o, como yo, fabricarte unas con papel celofán y cinta adhesiva invisible) y cerrarlas bien. Aguantarán un montón de días si no les da el aire.
-Avisaros de que el decorado de galletas con glasa es realmente gratificante, engancha y produce unas sonrisas de oreja a oreja de todos los que las ven (¡sí, aunque a ti te parezca que han quedado como churros patateros, a todo el mundo les encantan, fíjate tú!)
Hala, a disfrutar como enan@s, que no me entere yo que nadie se queda con las ganas de probar. Aquí no hay que tener un máster, ni ser ingeniero de la NASA ni nada parecido, sólo ponerle ganas, paciencia y pasarlo bien. Porque, ¿qué es lo peor que puede pasar? ¿Que la glasa no nos quede bien? Ya sabes, o más agua o más azúcar glass, y listos. ¿Que no se nos ocurra cómo decorarlas? ¡Viva Google y la búsqueda de imágenes! ¿Que el resultado no sea bonito? Da lo mismo, ¡si al final van a estar igual de buenas!
Venga, ¿a qué estás esperando? ¡¡¡A disfrutar de la vida!!!








10 comentarios:

Cooking Cookies dijo...

Conchi, me han gustado mucho tus galletas. Yo tampoco le echo nunca cremor tártaro a la glasa, y hace un montón de tiempo que decoro galletas, pero sin el cremor tártaro quedan estupendas!

Ah! y las galletas de mantequilla aguantan perfectamente 3 meses envueltas en celofán o dentro de una lata de galletas de las metálicas. En realidad aguantan más, pero se recomienda 3 meses para que no se vayan poniendo blanditas.

Ánimos con la tarta para la acogida civil de tu sobrinito, seguro que te queda estupenda, y esperamos fotos!!!

Fantástico tutorial!
Un beso,

Eva
http://clubcookingcookies.blogspot.com

CONCHI dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario, Eva! Son mis primeras galletas con glasa "de verdad" (las anteriores fueron más bien la primera toma de contacto, jeje!), estoy que me salgo del parchís. Muchas gracias también por la aclaración de cuánto aguantan las galletas, eres un solete. Besitos, guapa!

Miss Cupcake dijo...

Hola Conchi!
Muchísimas gracias por pasarte por mi blog y así además darme a conocer tu blog, que está chulisimo!
Siento mucho lo de los envíos, menudo rollo no?, pero no te preocupes, que pronto espero hacer un concurso y regalar alguna (si hay suerte, puede que te toque!!!)
Me quedo por aquí y espero que estemos en contacto!!!

Besos mil

CONCHI dijo...

Hola, guapa! Bienvenida a mi humilde rinconcito repostero, estás en tu casa. Estoy creciendo mucho con la experiencia de hacer un blog, pero sobretodo aprendo de todo lo que me comentáis, así que no te cortes en contar lo que quieras. Si te apetece unirte al grupo de Facebook, lleva el mismo nombre. Gracias por venir, un besote!!!

patri dijo...

hola conchi..
muchas gracias por pasarte por mi blog..
veo que empiezas ahora en este maravilloso mundo de los blogs..
espero que disfrutes tanto como yo..
te voy aseguir los pasos..para no perderme nada de lo que haces..
un besito
p.d..por cierto..muy bonitos los cupcakes..y el paso a paso de la decoracion de las galletas

CONCHI dijo...

Hola, Patri! Gracias por devolverme la visita y, por supuesto, por quedarte. Y muchísimas gracias por tus cumplidos, de verdad. Estoy alucinada de lo que se disfruta con esto de compartir en los blogs, es muy gratificante. Un beso!

Tito dijo...

Hola Conchi!!! muchísimas gracias por el comentario que me has dejado en el blog!!!

Con tu permiso por aquí me quedo de seguidor para admirar todos los platos que salgan de tu cocina, como estas deliciosas galletas que me han encantado!!! que preciosidad!!!

Muchísimas gracias de nuevo y........... te sigo!!! :))

CONCHI dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CONCHI dijo...

Tito, gracias por venir y quedarte. Me tienes enganchada a tu blog, voy leyendo entradas cuando tengo ratitos libres y me río mogollón! Un besote.

eli dijo...

Hola soy de Argentina y me encanto tu pagina. quisiera saber si podes poner las recetas para la crema de los cupcakes. me han dicho q los haga con merengue suizo, q es lo que estoy usando, pero no lo puedo teñir pq dicen q se baja y la crema de manteca es media cara y pesada para los niños. tiene q ser algo q aguante afuera de la heladera pq los usamos en las mesas de cumples. desde ya muchas gracias por tu ayuda.
besos!

Publicar un comentario